Noticias de Oposiciones para Opositores

200 libros retirados por sexistas

BARCELONA

La Escuela Tàber, en Barcelona, retira de su biblioteca infantil alrededor de 200 libros por sus contenidos sexistas

La decisión se ha tomado en el marco de una iniciativa llamada ‘Biblioteca i gènere’

La semana pasada se conoció que una escuela de Barcelona había retirado de su biblioteca infantil decenas de títulos por considerar que reproducen patrones sexistas tóxicos. La noticia ha generado una gran polémica durante el fin de semana, hasta que la Escuela Táber ha podido aclarar un poco los malentendidos que se habían producido.

La iniciativa ‘Biblioteca i gènere’, realizada junto a la Asociación ‘Espai i Lleure’, se llevó a cabo con el objetivo de hacer un análisis de los libros de la biblioteca infantil desde una perspectiva de género. En el estudio se tuvieron en cuenta el número de personajes masculinos o femeninos que aparecían, los roles que desempeñaban y la manera en que se representaban aspectos como la autoridad o la violencia.

El hecho aislado de retirar libros de una biblioteca por su contenido parece una cuestión de censura, más propia de otros tiempos. Pero es necesario poner en contexto el porqué y de qué manera se ha tomado esta decisión. Desde la Comisión de Género de la Asociación de Familias de Alumnos de la Escuela Tàber, han aclarado que tras realizar el estudio se dieron cuenta de que sólo el 11% de los libros merecían un aprobado en igualdad y que, sin embargo, más del 30% de los mismos incluían contenidos muy estereotipados, machistas y racistas.

Ello llevó a retirar de la biblioteca infantil algunos ejemplares de los incluidos en la “lista de libros sexistas”, pero no sin fundamento. Desde la Asociación consideran que los niños menores de cuatro años no tienen juicio ni capacidad suficiente para poder criticar los contenidos que leen, por lo que no ven positivo rodearlos de libros que representan machismo, prejuicios y estereotipos, prefiriendo incorporar nuevas lecturas que hablan de otros valores y formas de entender las cosas.

Sin embargo, la retirada de libros sólo se ha llevado a cabo en el ámbito de los más pequeños. Ya en primaria, lo que se ha hecho es señalar aquellos libros que pueden ser susceptibles de comentario para poder debatir sobre ellos y contribuir a desarrollar en los niños un espíritu crítico.

Las aclaraciones y el contexto en que ha tenido lugar la iniciativa pueden justificar la medida de alguna forma, si tenemos en cuenta que la intención primaria era más la renovación que la eliminación de obras. Sin embargo, es necesario recordar que el acceso a la información y la cultura es un bien social y un derecho fundamental, instrumento de culturización y democratización de la sociedad. Por lo que la polémica suscita algunas preguntas dignas de debate, pues si dejamos de poder acceder a ciertos libros, ¿cómo podremos tener la opción de criticarlos? Si no podemos entender los libros en el contexto en el que se escribieron, siempre reflejo de su época, ¿cómo apreciar y afrontar los cambios sociales y las circunstancias actuales?

A pesar de que la medida tomada por este centro escolar ha recibido críticas implacables, parece que sigue existiendo un nexo común que une a las diversas posturas: leer no es y nunca puede ser malo, al menos mientras estemos a salvo de un Fahrenheit 451.

Te damos las claves para aprobar ¡Deja tus datos y te Informamos!

Usted consiente, a través de la marcación de la presente casilla, al tratamiento de sus datos con las finalidades descritas en la política de privacidad de Cefes.es
CONFIRMO QUE QUIERO RECIBIR INFORMACIÓN DE ESTE CURSO
llámanos al 876 247 237 o ven a las Sesiones informativas