sentencia

STS: el maltrato psicológico es causa justa de deheredación